Playa Guacuco y sus bendiciones

Fuente

«Playa Guacuco y sus bendiciones.»

¡Hola a todos en steemit! de parte de @electrodo de Margarita para el mundo.


Un saludo a todos los poetas y escritores existentes en esta comunidad.


Hoy les quiero hablar de lo divertido que era bailar en la orilla de la playa en busca del divino guacuco, el que lo ha hecho sabe de lo que le hablo y el que no lo invito a unirse a esta fiesta, a aquí les dejo unas líneas que deseo compartir con ustedes espero de corazón les guste.

Famosa playa de mi isla hermosa, visitada actualmente por muchos turistas, muchas sombrillas en la arena y gente divirtiéndose entre las olas.

Pero esta playa fue más que eso, tiene su nombre por lo fecunda de su arena para poder sacar de ella las delicias de chipichipis y Guacucos frescos sin mucho esfuerzo. Si sabes bailar un poco de joropo, o el baile del caracol eso te servirá para que de la arena puedas arrastrar estas Conchas que en la olla se vuelven consomé o en el guisado me derriten la boca.

Se veían en las orillas gente bailando divertida, retirando de la arena las caracolas para comerlas. Hacíamos competencias con nuestros baldes y el tiempo para ver quien tenía más pulmón y más fuerza de recolectar el bendecido alimento ¡bellas añoranzas que quedan de aquellos tiempos!. Siempre ganaba a los amigos en mis tiempos, llegaba casi sin aliento, pero el premio del reconocimiento valía el esfuerzo, además de las risas y los empujones al hacerlo.

En la orilla esperaba la olla puesta, a lavar los frutos del mar para ponerlos a cocinar, pero antes el secreto del abuelo, un puñado de harina Pan para que los caracoles abrieran en el agua limpia creyendo que era la arena, eso los dejaba limpiecitos y listos para dar una sopa bien buena. Ajo, cilantro y ají, topochito y la sazón ardían en el olleton que nos tenía lista doña Josefa. Todavía quedaba para el guiso de algunas empanadas bien hechas.

Guacuco, de mil colores, de esa hermosa faena. Te quedas en mis recuerdos como una playa milagrosa de alimentos. Hoy los turistas se extrañan a veces al ver bailar en tus olas al muchacho con el balde que recoge sus caracolas.

Nota: La técnica a continuación es otra ya que el ingenio llevo a la fabricación de una herramienta con un rastrillo y dejo al baile del guacuco como una opción de la pesca tradicional, Aquí les dejo un video.

Video de Ricardo Chaneton Para ir a su canal dar click aqui

Me despido dándole las gracias por aceptarme como uno de ustedes y esto es solo un abre boca de tantas cosas y anécdotas que les pudiera contar de mis días, hay quien dice que si me pusiera a contar mi vida pudiera escribir un libro que tengo más historias que condorito, jejeje….

FuenteImagen editada con BeFunky

«Caminar en la arena, para la venta de ostras artesanal»

FuenteImagen editada con imgbb

«Caminar en la arena, para la venta de ostras artesanal»

¡Hola a todos en steemit! de parte de @electrodo de Margarita para el mundo.

Un saludo a todos los poetas y escritores existentes en esta comunidad.

Hoy les quiero hablar de esos días en los que el caminar en la playa a pies descalzo sentir el agua mojar mi andar y el grito del vendedor ambulante del chipichipi el papo e´ reina y las ostras a balde en mano me alegraban el sendero, a aquí les dejo unas líneas que deseo compartir con ustedes espero de corazón les guste.

Los Domingos salía desde muy temprano a la playa, mi vestimenta acorde para el día, franelilla bermudas y un sombrero de palmas, las cotizas no podían faltar, adoraba sentir las olas en la orilla al tocar mis pies, la arena blanca, la brisa.

Aquel saludo caluroso del pescador en su andar, verlo ir y venir en su adorable faena, como todo chiquillo me acercaba a conseguir algunas ostras y colocarlas en un recipiente para ser llevadas al turista que me conseguía en el camino, era un día largo y con cada persona que le ofrecía mi productos era una plática amena, una fotografía con una cámara de rollo y comentarios de la delicia que llevaban al degustar en su paladar, el terminar con las ostras significaba ir a llenar de nuevo, seguir la venta era un poco de comida, tal vez, las carcajadas y un cliente satisfecho.

Entre la rutina de la semana, el colegio, ayudar a mi padre en el taller para realizar alguna ventana, una puerta, para alguna familia de la isla, algo muy dentro de mi sólo esperaba el fin de semana, era un día más de sudor placentero el estrés de la semana se iba con la caminata bajo la luz del sol y el dinero era solo un adicional que ayudaba con los gastos del hogar pero siendo sincero y a mis 43 años seguro lo volvería hacer hasta sin paga, solo por las remembranzas de aquellos recuerdos.

Me despido dándole las gracias por aceptarme como uno de ustedes y esto es solo un abre boca de tantas cosas y anécdotas que les pudiera contar de mis días, hay quien dice que si me pusiera a contar mi vida pudiera escribir un libro que tengo más historias que condorito, jejeje….

FuenteImagen editada con BeFunky

El mirador de Juan Griego

Fuente

El mirador de Juan Griego.

¡Hola a todos en steemit! de parte de @electrodo de Margarita para el mundo.

Un saludo a todos los poetas y escritores existentes en esta comunidad.

Hoy les quiero hablar del mirador de Juan Griego es imperdonable llegar a la isla y no ir hasta este sitio se puede apreciar una vista inigualable de los paisajes hermosos de Venezuela y más aun de mi Margarita querida, a aquí les dejo unas líneas que deseo compartir con ustedes espero de corazón les guste.

Añoranzas de mi Isla tengo muchas, el mirador de Juan Griego por ejemplo, un paisaje que dibuja el cielo en muchas tonalidades al atardecer. Quien conoce este lugar sabe que es inspirador, recuerdo de niño jugar cerca de esos lugares, lanzar rocas con los amigos para visualizar quien hacia su mejor disparo. Emocionados con nuestras chiquilladas de conquistadores.

El pueblo pintoresco de Juan Griego, nos acogía en las tardes de juegos. Pequeño pueblo de barquitos y peñeros. La gente humilde que comparte su pesca con los otros, se multiplica el alimento por las orillas de oro, la arena del mar que decora la Isla bella.

Una ruta de Porlamar a Juan Griego, entre canciones y juegos, nos llevaba al mirador de esos recuerdos. Agarrando la buseta la odisea que comenzaba, chistes, bromas y las ganas repletas de ir al mirador a ver al cielo y el gran inspirador de los poetas, el Sol intenso que se encarga de mostrar la infinita belleza de aquellas tardes de los recuerdos que albergo con emoción en mi memoria intacta de la naturaleza.

Cuando tengan la oportunidad de visitar la Isla bella, no olviden visitar el mirador de Juan Griego, en una tarde de sutil Sol veraniego. Y si lo comparten con amigos, la familia, los hijos y el amor, harán el retrato perfecto para guardar en la memoria de los que viven en los recuerdos.

Me despido dándole las gracias por aceptarme como uno de ustedes y esto es solo un abre boca de tantas cosas y anécdotas que les pudiera contar de mis días, hay quien dice que si me pusiera a contar mi vida pudiera escribir un libro que tengo más historias que condorito, jejeje….

FuenteImagen editada con BeFunky