Conversando con Lecumberre [Más criollo que las alpargatas].


Fuente

El Papagayo.

¡Hola a todos en steemit! de parte de @electrodo y @lecumberre.


Un saludo a todos los poetas y escritores existentes en esta comunidad.



Escrito de @lecumberre

El papagayo es un juguete que forma parte de la tradición infantil venezolana, y nunca ha dejado de usarse en todas las generaciones.

De seguro que la mención papagayo se originó por el parecido en los colores que tiene la figura de la cometa con el ave multicolor, llamada papagayo. Algunos la escriben “papagallo”, pero es incorrecta esta aplicación.

El papagayo se elabora sobre una estructura conformada por varias varillas, a veces 2 o 3, 4 y hasta más, las cuales se amarran con cabuya en su centro. Luego se abren ranuras en las puntas o puyas, y se tiende una línea que debe coincidir con el origen. Se continúa cuando se pica el papel de seda sobre el piso, se unen los pedazos de los colores deseados o disponibles, y luego de echarles pega o almidón, se doblan las orejas hasta tener un lindo papagayo, que deberá ser dueño de parte del espacio del cielo. Luego se hacen los frenillos y se le cuelga una cola, que sirve para lograr el equilibrio.

En mi infancia había mucha competencia, al punto que se les amarraban unas hojillas cruzadas a un taco de madera para tratar de cortar la cabuya de los contrarios.

Cuantas más filosas eran las hojillas, más chance tenían de derribar al rival. Pero también influía la versatilidad y astucia del manejador.

Los papagayos tienen muchísimas formas, pero los más conocidos son los barriletes (por su forma de barril) y las picúas que, por lo general, son estilizados y pequeños papagayos. He visto papagayos de hasta más de 2 metros de altura.

Hasta hace unos años se realizaba en San Juan de los Morros el Festival del Papagayo, al cual acudían las escuelas de nuestro Municipio Roscio, y era un verdadero deleite el colorido y la alegría de tantos muchachos juntos por una bonita causa.

@electrodo y @lecumberre van a elaborar sus papagayos, pero sin hojillas, porque somos más criollos que las alpargatas.


Un abrazo a todos.


Que Dios bendiga a nuestro país. Saludos de @electrodo y @lecumberre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *