En los zapatos de Miguel

Fuente

En los zapatos de Miguel.

¡Hola a todos en steemit! de parte de @electrodo de Margarita para el mundo.

Un saludo a todos los poetas y escritores existentes en esta comunidad.

Los lazos entre las personas no finalizan cuando tiene lugar la ruptura o separación física de las dos partes, éstos lazos continúan transformándose al pasar el tiempo van adquiriendo nuevos significados en la narrativa y el contexto de nuestras vidas. Aquí les dejo unas líneas que deseo compartir con ustedes espero de corazón les guste.

Siempre debemos dar lo mejor de nosotros, para ser ese recuerdo hermoso que forme parte de la vida de quienes tocamos con nuestra presencia, ocuparnos de hacer presentes maravillosos para quienes están a nuestro lado es la idea fascinante de vivir.

Recuerdo que mi padre siempre decía: «debemos estar en los zapatos de Miguel» al principio no lo entendía; pensaba que se refería al simple hecho de estar en su posición; un día mi padre nos llevó a la casa de Miguel, era un lugar humilde dónde nos brindaron café, todo el mundo con una sonrisa, noté que el señor no llevaba zapatos, varios niños que esperaban el pan, el repartía los pedazos, hasta le alcanzó para darnos; luego se sentó a hablar con mi padre de salir a la pesca el día siguiente. Mi padre le decía: «Miguel debo ir por los peces porque no tengo nada en la casa».

Al salir del lugar le pregunte a mi padre por la comida que había en casa, me respondió: – Solidaridad con él – Entendí que mi padre intentaba estar en la misma posición que su amigo, para alentarlo al trabajo. No era sólo una cuestión de pies descalzos, ayudar es más que dar lo que nos sobra, hay que dar con el corazón desprendido.

Así entendí aquel dicho de mi padre, también le hago saber a mis hijos que los lazos que creamos en el mundo deben ser atados con los valores de ayudar, del amor y la bondad.

Hoy que es Día de Dios, les dejo miles de bendiciones a la familia, y espero que todos tengan ese momento de reflexión para dejar huellas hermosas en el mundo.

Me despido dándole las gracias por aceptarme como uno de ustedes y esto es solo un abre boca de tantas cosas y anécdotas que les pudiera contar de mis días, hay quien dice que si me pusiera a contar mi vida pudiera escribir un libro que tengo más historias que condorito, jejeje….

FuenteImagen editada con BeFunky

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *