Luisa Cáceres de Arismendi

Fuente

Luisa Cáceres de Arismendi.

¡Hola a todos en steemit! de parte de @electrodo de Margarita para el mundo.

Un saludo a todos los poetas y escritores existentes en esta comunidad.

Hoy les quiero hablar del valor de una mujer venezolana que representa el género femenino en todo su esplendor, una de esas luchadoras que dejó una huella imborrable con sus actos. Aquí les dejo unas líneas que deseo compartir con ustedes espero de corazón les guste.

Anoche leí una publicación que me trajo varias cosas a la mente, una de ellas es la gallardía de la mujer, y el rol tan importante que esta va desempeñando en los diferentes escenarios de la vida.

En nuestra plataforma Steemit he conocido recientemente mujeres batalladoras y constantes que con cada publicación inspiran, dan ejemplos de lucha, de cómo hacer las cosas bien, entre ellas @Sacra97, @Belkisa758, @Damarysvibra, @Avellana, @Marybellrg, @Lisfabian, @Mllg, @Slwzl, @Charjaim y todas las que quizás en este momento se me escapan pero que han demostrado que están haciendo vida en esta red y combinan su vida normal con nosotros en este medio. A ellas toda mi admiración y saludos.

Entonces mi pensamiento viajó a una de las mujeres más importantes en la historia de Venezuela, la heroína caraqueña con raíces orientales Luisa Cáceres de Arismendi, una mujer luchadora que protegió con su vida a su amor, albergó en su corazón la fe y estuvo al lado de su caballero en las buenas y en las malas; ella nunca lo abandonó, ni abandonó sus ideales aun cuando fue castigada por ellos.

Luisa Cáceres fue encerrada, en una oportunidad estuvo en la fortaleza del Castillo San Carlos Borromeo de Pampatar, en un lugar pequeño y sin luz, embarazada y con temor. Pero aun así siguió luchando y nadie pudo doblegar su entereza. Su esposo siempre la tuvo en su corazón pero fue enérgico en decir que “sin patria no quería esposa”; ni siquiera esto le destruyó su fe. Perdió a su hija en prisión pero fue fiel y celebró la libertad tras el crucero de su vida.

Mujeres como ella, mujeres luchadoras y guerreras hacen que los hombres seamos mejores. Hoy me preparo para continuar el deseo libertario de mi país. Y quiero agradecer a mi madre, a mi amada esposa, a mis hijas, a las damas que luchan por hacer las cosas bien, a toda su existencia. Lo hago a través de la remembranza de una gran mujer oriental.

Me despido dándole las gracias por aceptarme como uno de ustedes y esto es solo un abre boca de tantas cosas y anécdotas que les pudiera contar de mis días, hay quien dice que si me pusiera a contar mi vida pudiera escribir un libro que tengo más historias que condorito, jejeje….

FuenteImagen editada con BeFunky

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *