Un sabor tradicional

Fuente

Un sabor tradicional.

¡Hola a todos en steemit! de parte de @electrodo de Margarita para el mundo.

Un saludo a todos los poetas y escritores existentes en esta comunidad.

Hoy les quiero hablar de un sabor tradicional, y un suceso cotidiano que trajo ese recuerdo, parafraseando el dicho popular: “entre gustos y sabores…» Aquí les dejo unas líneas que deseo compartir con ustedes espero de corazón les guste.

Me pasó algo muy curioso, con la escasez y dificultades para adquirir algunos productos en mi país, ayer en la tarde compré una bolsita que decía: «guarapo de trapiche»; me sonreí de la ocurrencia del empaque. Una de esas cosas «hechas en socialismo», pero con mucha ocurrencia. Llegue a casa y seguí las instrucciones que medianamente impresas se veían en el empaque, agregué agua que se tiñó de amarillo número cinco, se volvió agua turbia frente me mis ojos; pero mi curiosidad fue más y me atreví a probar aquel invento, por momentos me sentí en el colegio. Resulta que la distorsión del sabor era evidente, simplemente me sentí probando agua con colorante y quizá edulcorante, con un toque amargo lejos de aquel recuerdo de los guarapos de trapiches tradicionales.

El guarapo de la caña se obtiene después del proceso de moler la misma en rústicos o tradicionales trapiches de madera, este guarapo se cocina en pailas con paleta de madera para lograr la consistencia del papelón criollo, pero antes de este proceso con hielo o fría natural es una bebida que refresca. Obviamente no puede ser consumida por personas diabéticas o con problemas de control de azúcar puesto que se trata de la naturaleza dulce de la mata de caña.

Recuerdo de niño subir al cerro con mi padre y mi buen amigo Alexander en búsqueda de cañas para intentar hacer nuestros guarapos que acompañaban las meriendas, aquellas catalinas recién horneadas que hacía mi abuela. Bajábamos del cerro emocionados con las varas de la caña a cuesta y corríamos al trapiche del pueblo para que el señor Pastor nos hiciera el favor de molerlas.

Supongo que esta época es de los refrescos de cola y los esnobismos sociales de las gaseosas. Pero la aventura de lo tradicional es una bendición que nos regaló nuestro pueblo a la generación que compartí con los amigos, mi padre, mis tíos y abuelos.

Animate a probar un guarapo natural cuando tengas la oportunidad de visitar nuestra hermosa tierra venezolana, en el oriente u occidente sigue la tradición en algunos lugares intacta.

Me despido dándole las gracias por aceptarme como uno de ustedes y esto es solo un abre boca de tantas cosas y anécdotas que les pudiera contar de mis días, hay quien dice que si me pusiera a contar mi vida pudiera escribir un libro que tengo más historias que condorito, jejeje….

FuenteImagen editada con BeFunky

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *