Muchacho tráeme una flor de tua-tua.


Fuente

Muchacho tráeme una flor de tua-tua.

¡Hola a todos en steemit! de parte de @electrodo de Margarita para el mundo.


Un saludo a todos los poetas y escritores existentes en esta comunidad.


Hoy les quiero hablar de esos días y los mandados de Tía Clemencia entre tantas manías y sus creencias era una mujer de muchos medicamentos naturales y conocedora de plantas, a veces me pedía cualquier rama y tenía que conseguírsela, me caminaba toda la isla, jejeje hoy les contare de la tua-tua . Aquí les dejo unas líneas que deseo compartir con ustedes espero de corazón les guste.

Recordé esta mañana a mi querida tía clemencia. Porque mi esposa entre juegos me ha dicho que le regale flores, supongo que quería rosas, la miré y le dije te traeré flores de tua-tua, es hermoso cuando nos reímos juntos.

Mi tía Clemencia al enviarme a hacer los mandados me decía con ternura, tráeme los encargos y una flor de tua-tua. Creo que en el camino recogía isoras rojas y amarillas, porque recuerdo que colocaba en un jarroncito las flores que al final le recogía en el camino.

La planta de tua-tua es ampliamente conocida por sus propiedades medicinales, es originaria de México pero acá en Venezuela el clima y la tierra favorece su crecimiento y en mi isla era como “monte” (crecimiento salvaje de arbustos), mi Tía Clemencia decía que si te dolía la garganta con gárgaras de unas hojitas de esta planta se te calmaba rapidito el malestar. También tenía otros usos medicinales, ella decía que la hacía mejorar sus funciones al ir al baño.

También decía mi tía que hombre para consentir no necesita fortuna, que su amada espera flores hasta de los montes, que cuando se admira a un caballero no es importante el dinero sino tener listo el florero.

Creo que hoy buscaré algunas de estas hojitas, al salir del trabajo de soldar unas ventanas pendientes haré un jarrón de tua-tua para llevarle a mi esposa las hojas más bonitas. Quizá también le lleve rosas para que tenga una sonrisa y tal vez me gane un beso de cariño como el de mi hermosa viejita… mi Tía Clemencia que es seguro un estrella que en las noches en el cielo brilla.

Me despido dándole las gracias por aceptarme como uno de ustedes y esto es solo un abre boca de tantas cosas y anécdotas que les pudiera contar de mis días, hay quien dice que si me pusiera a contar mi vida pudiera escribir un libro que tengo más historias que condorito, jejeje….

FuenteImagen editada con BeFunky

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *