Valeria murió con amor.

Fuente

Valeria murió con amor.

¡Hola a todos en steemit! de parte de @electrodo de Margarita para el mundo.


Un saludo a todos los poetas y escritores existentes en esta comunidad.


Hoy les quiero hablar de las cosas de la vida y lo inexplicable que a veces son los designio de Dios, este relato cuenta la historia de la niña Valeria y de la familia de Valdemar, un hogar humilde en los Cerritos en el año 1988 en el caserío Ruiz, Aquí les dejo unas líneas que deseo compartir con ustedes espero de corazón les guste.

Valdemar era el nombre de su padre, era un hombre muy trabajador, se desempeñaba como uno de los ayudantes de mi padre en el taller, él tenía un hogar muy humilde y una esposa con la que desde muy joven hicieron una familia. Valeria era su única hija hembra la menor de cuatro hermanos y la niña que siempre quiso tener para completar su núcleo familiar.

La niña a la edad de 6 años empieza a perder el apetito y con malestares de salud, su padre trataba de animarla y de llevarla al parque, le compraba globos y jugaba con su pequeña, ella reía de momento pero al amanecer seguían sus molestias. Un día deciden llevarla al médico y luego de algunos exámenes rutinarios le dan la noticia que su bebe tenía un problema más grave de lo que se pensaba.

Su vida tuvo algunos cambios, su dieta y tratamientos para alargar su vida y hacerla placentera el avance de su enfermedad fue algo acelerado, los días transcurrieron aunque con Fe siempre se le veía una oración por las mañanas y la esperanza de que despertara sana.

La última vez que la vi con vida fue en un centro hospitalario, solo aguanto su frágil cuerpo algunos días, antes de irse a la compañía de los ángeles. A veces las cosas de Dios son inexplicables.

Todos los días se les daba una palmada para despertar e ir a la escuela un día amaneció llorando, el padre le pregunta hija que tienes? Te sientes bien? en realidad se veía algo diferente en la niña, se sentía su dolor, el sufrir de sus padres por su pesar no se hizo esperar al mirar su rostro dibujaban una sonrisa para que ella sintiera que todo estaba bien, pues en el fondo sabía que no era así, su diagnóstico era mortal, el adiós adelantado, la leucemia había ganado terreno. Un día los equipos dejaron de anunciar los signos vitales de Valeria, la niña nos había dejado.

Me despido dándole las gracias por aceptarme como uno de ustedes y esto es solo un abre boca de tantas cosas y anécdotas que les pudiera contar de mis días, hay quien dice que si me pusiera a contar mi vida pudiera escribir un libro que tengo más historias que condorito, jejeje….

FuenteImagen editada con BeFunky

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *